Cultureta de pacotilla

El rincón cultural cotidiano

El ser humano no se entiende

el-malentendido_01

“El malentendido” es la obra de teatro de Albert Camus que ahora se está interpretando en el teatro Valle-Inclán, en Lavapiés. Cayetana Guillén Cuervo, llevando a cabo el deseo de su padre, protagoniza esta versión dirigida por Eduardo Vasco.

Es en la sala pequeña donde se lleva a cabo la trama. Una historia que fue estrenada por primera vez en España en 1969 con una saga de actores que quisieron hacer un teatro comprometido durante la dictadura. El hilo conductor de esta pieza es la vuelta del hijo pródigo a su casa, a su pueblo después de haber desaparecido muchos años atrás. Más de veinte años después el hijo, casado y con una buena fortuna decide volver a donde nació para recuperar la relación con su madre y su hermana y hacerlas felices. Ve que la casa se ha convertido en un hostal y se hace pasar por un cliente. Ninguna de las dos le reconocen lo cual dificulta su tarea y terminará en graves consecuencias para todos los personajes.

La elección de esa sala del teatro no podría haber sido mejor. Iluminación tenue para una obra fúnebre y oscura. Una pantalla al fondo de la sala con imágenes estáticas en blanco y negro con motivos florales. En medio la sala donde transcurre la historia y el patio de butacas a los tres lados restantes de la sala. Un intento de acoger al espectador dentro de la trama, de hacerle partícipe de la historia y de crear una sensación en él de angustia, como si realmente estuviera ahí pero no pudiera gritar ni decir lo absurdo que es que el hijo no diga quién es y juegue al escondite.

Imagen

Y digo un intento de acoger al espectador porque a la vez que te atrapa y entras en la historia por la cercanía a los personajes, te aleja. La historia, tan fría como funesta, tan valiente como cobarde, hace que te alejes, que no quieras ser parte de la historia porque, en cierto modo, te salpica, te crees cómplice.

Sientes la desesperación y locura de su protagonista, Marta, protagonizada por una Cayetana Guillén Cuervo que enloquece durante la trama. Vemos su evolución, su infelicidad, su ansia, su egoísmo. Enloquece cada segundo que pasa y se refleja tanto en su actuación como en su pelo, el cual se encrespa como si de una película se tratase. Julieta Serrano, en el papel de madre y mediadora, no tiene claras las cosas y quiere algo de tiempo. Algo le dice que ese hombre, Jan, representado por Ernesto Arias, era alguien.

Imagen

Jan, quien hace caso omiso a las palabras de su esposa María (Lara Grube), intentará buscar las palabras adecuadas para decir quién es y qué hace de vuelta. ¿Cuáles son las palabras correctas? En cuanto más pensamos en nuestra conferencia menos sabemos cuál es la manera correcta. María opina que debería decir quién es, sin esperar a que le reconozcan. De modo que vemos que trata uno de los temas trascendentales del ser humano; la comunicación. Eso de lo que tanto presumimos y tan poco realizamos.

En cuanto a la figura del criado, quien apenas habla, es vital. Un perfecto Juan Reguillón que se mete en el papel y hace que el auditorio sienta simpatía por él. Albert Camus dice que representa a Dios, ese personaje que está ahí pero no está. Que es más un testigo, alguien que ve el transcurrir y devenir de las cosas, quien lee el pasaporte del cliente y hace ver a las dos mujeres su verdadera identidad. El todopoderoso que ayuda en silencio y con quien te planteas si realmente existe la justicia. Existencialismo en estado puro.

Y así has entrado en el teatro con una cara alegre, una sonrisa y con ganas de pasar un buenrato y sales triste, sin palabras, como si alguien te hubiera arrebatado algo de tu interior. Una fuerza, un sentimiento que ha quedado dentro de la sala. Miras alrededor y el resto de espectadores, mudos, han pasado a ser tus compañeros, no simples personas, sino parte de ese sentimiento que llevas, mudo, incomparable, insustituible, pero que no entiendes. Por mucho que lo intentes. Y te preguntas y te planteas si esa falta de comunicación llevará al ser humano al cataclismo, a la destrucción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Follow Cultureta de pacotilla on WordPress.com

Hours & Info

1-202-555-1212
Lunch: 11am - 2pm
Dinner: M-Th 5pm - 11pm, Fri-Sat:5pm - 1am
A %d blogueros les gusta esto: