Cultureta de pacotilla

El rincón cultural cotidiano

El inconformismo de una niña de Riad (La bicicleta verde, 2013)

La-bicicleta-verde (1)

¿Cómo no sucumbir a la inocencia de un niño? Por todos es conocido la desigualdad que sufren las mujeres en Oriente. Sabemos que son personas de segunda, que el hombre tiene el poder  y potestad para casarse tantas veces como quiera. Pero parece que verlo desde la perspectiva de una niña diluye el problema porque nos transmite ternura y, a la vez, la realidad.

La bicicleta verde es la primera película grabada por una mujer saudí (Haifaa Al-Mansour). Sin que valga esto de aliciente ni de estigma, la cinta narra de manera sencilla, sin grandes giros ni sorpresas  y con toques de humor,  la situación de las mujeres en una sociedad altamente machista. Wadja, una niña de 10 años, es la protagonista. Una joven que se encapricha de una bicicleta verde y quiere retar a su amigo, Abdullah.

Imagen

Hasta aquí todo sería normal desde un punto de vista de vida occidental. Pero si nos paramos a pensar en estos dos binomios; chica-bicicleta y chica-chico (amigos), bajo la perspectiva saudí, nos encontramos con dos problemas. Por un lado, las bicicletas están concebidas como algo masculino, un medio de transporte que resta dignidad a la mujer (idea de la virginidad, hasta cierto punto). Y por otro lado, las mujeres en esta sociedad están altamente relegadas a las tareas domésticas,  subyugadas al poder del marido y condenadas al conformismo de los ideales religiosos. De modo que, ¿amistad entre un niño y una niña? Aquí surgen los problemas de Wadja.

Wadja es una joven poco convencional que vive en los suburbios de Riad, capital de Arabia Saudí. No entiende el hecho de tener que llevar la cabeza tapada con un velo, el no poder ser escuchada por los hombres, no poder llevar zapatillas. Lo cual la mete en problemas en la escuela regida  bajo la dirección de una mujer severa y estricta. No obstante, por todas las alumnas son conocidos los escarceos nocturnos de la directora. Pese a que esta última no ve con buenos ojos que Wadja vista con vaqueros y zapatillas, esta no dejar de hacerlo. Se mantiene firme en sus ideales (el punto de inflexión de la sociedad saudí), su deseo de obtener la bicicleta de la tienda y retar a su amigo. Rebeldía con toques de humor es lo que definen a esta joven que no se amedranta con nada.

ImagenUn día, estando en la escuela,  pasan el aviso a todas las alumnas de que va a haber un concurso para recitar el Corán y la ganadora será obsequiada con una suma de dinero importante. Aquí es cuando Wadja ve la posibilidad de obtener  la cantidad necesaria para comprar lo que tanto ansía. Sin entrar a desgranar demasiado la película, en caso de que alguien no la haya visto, la pequeña se verá involucrada en el aprendizaje vasto e intenso de todos los versos del Corán. Tendrá, también, la ayuda de su madre para los cánticos y entonaciones que mejor pueden sonar en su voz. ¿Conseguirá ganar el concurso?

El padre, por su parte, ante la imposibilidad de su esposa de concebir un varón, y aun persistiendo a las incesantes súplicas de esta de que no se case con una segunda esposa, pasará tiempo ausente hasta el momento declive final en el que ambas se quedan solas. Tendrán que cuidarse la una a la otra y los lazos madre-hija se tendrán que estrechar para poder salir adelante en una sociedad cuadriculada que deja a las mujeres en un segundo plano.

ImagenLa película está rodada sin grandes escenografías, el mismo ambiente de las calles áridas de Riad es suficiente, sin grandes metáforas y con planos medios y cortos. Tal vez no sea la mejor película del año pero sirve de precedente y nos muestra desde una perspectiva femenina cómo viven su día a día. Un inconformismo que se detalla con la pequeña Wadja a la que le gusta la música americana. Una joven que no entiende las premisas de su sociedad y todo ello bajo el manto de la inocencia y el humor que una persona de diez años puede transmitir, que nos embauca desde el primer momento, que nos hace reír. De una manera no tan inocente como pueda parecer al principio, ya que a través de todas sus triquiñuelas para conseguir la bicicleta nos va narrando lo cotidiano de una familia saudí y su entorno femenino. Y, más aún, ese intento glorioso de conseguir lo que desea muestra la ambición que las mujeres tienen para conseguir la igualdad frente al hombre.

Porque, a veces, la mirada inocente, limpia y clara de los niños nos envuelve en un aura especial. A través de su mirada lo más cruento e injustificable, lo más detestable se puede convertir en una enseñanza ágil y sutil pero profunda que nos lleva a entender cómo las injusticias se apoderan de todas las sociedades y culturas. Que ninguna es más o menos que otra pero que pequeños detalles como la relegación a un segundo plano de la mujer es algo impensable. Todo el esfuerzo en Occidente por la lucha por la igualdad, el simple hecho de pensar que las mujeres en el mundo islamista no son más que máquinas para procrear produce rechazo. En cambio, en La bicicleta verde nos encontramos con una mirada joven e inconformista con la que empatizamos y salimos del cine pensando y repensando en las bases culturales y sociales, las injusticias que engloban a una sociedad que aún está lejos de la igualdad. Pero lo peor es su el conformismo de muchas. Tal vez por miedo. Tal vez por falta de recursos. Tal vez por la imposibilidad de un cambio drástico. Y no solo en Arabia Saudí. Es momento de pensar.

Ps: No debemos dejar pasar por alto un detalle: la directora de la cinta tuvo que rodar la película a través de walkie-talkies y desde dentro de la caravana. ¿Por qué? Volvemos al punto de partida: las mujeres son ciudadanas de segunda y trabajar con hombres a vista de todos es motivo de desprestigio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 29 octubre, 2013 por en Sin categoría.

Categorías

Follow Cultureta de pacotilla on WordPress.com

Hours & Info

1-202-555-1212
Lunch: 11am - 2pm
Dinner: M-Th 5pm - 11pm, Fri-Sat:5pm - 1am
A %d blogueros les gusta esto: