Cultureta de pacotilla

El rincón cultural cotidiano

Aquellos días malditos

1455012_10153597783480327_332039527_n

Hay personas que tienen un día fetiche; para bien o para mal. Y cuando eso se lleva perpetuando desde hace años y siempre gira en el plano sentimental, es normal pensar que un año más, algo malo va a suceder. Tal vez se la propia disposición de uno mismo; eso que dicen que un pensamiento negativo atrae actos negativos. De acuerdo. Pero y ¿si te levantas con un pensamiento positivo y ya tienes el primer acto negativo? Sin comerlo ni beberlo.

Pero para poder romper con la maldición del 6 de diciembre, un viaje en compañía de las amigas podría pensarse como el plan perfecto. A la sierra, un bungalow y seis personas. Todo parecía idílico. Desconexión en medio de la naturaleza. Respirar aire puro, limpiar los pulmones (o intoxicarlos más), disfrutar del silencio nocturno y la vista de las estrellas. La osa mayor, la osa menor. Y sentirse la Osa Mayor. Sentir lo pequeño que eres frente a la inmensidad de ese cielo negro que brilla gracias a esos objetos astronómicos con luz propia.

1465233_10153597782945327_620047801_n

Y así se presentaba. Gargantilla de Lozoya se encuentra a una hora escasa de Madrid. Pero la complicación llega cuando intentas buscar el complejo Monte Holiday. Tan solo un pequeño letrero azul que te indica la salida que debes tomar para llegar. Difícil. Sobre todo si conduces bajo la luz de la luna.

A las afueras de la pequeña localidad se localiza este camping que acoge a gente durante todo el año. Con un bar que alberga, a su vez, una pequeña tienda, un billar y un futbolín. Los niños corretean por las inmediaciones de la taberna contentos de estar fuera de casa. Los padres comen tranquilos en la mesa al saber que muy lejos no se pueden ir.

Aceptan perros. Un punto positivo para Monte Holiday ya que son muchos los lugares que no quieren mascotas, de modo que todo aquel que tenga uma se ve obligado a tener a alguien que quiera hacerse cargo de la criatura o, simplemente, perderse el plan.

Despertar con el reflejo de la naturaleza en la retina, con las montañas nevadas al alcance de la mano, con un sol característico que pica. Un café recién hecho que calienta las manos, tomarlo en la terraza, en la soledad y silencio que te envuelve, sumida en el devenir de tus propios pensamientos viendo cómo se acerca un declive. El declive que acontece cada año durante estos días. Y como si de un presagio se tratara, mientras ves cómo se derrite la nieve y “piensas vamos a jugar”, de pronto lo intuyes con normalidad y sabes qué hacer. Jugar. Con la nieve. Y desconectar, una vez más, de todo.

Imagen

Y jugar. Domingo por la mañana subimos al Puerto de Navacerrada donde aún había nieve virgen. Seis veinteañeras echándose nieve las unas a las otras. Cualquiera diría nuestra edad. Niños en trineos, padres que no dejaban los trineos a los niños y perros revolcándose en el frescor. Foto aquí, foto allá. Todo por dejar constancia de nuestra presencia allí. La huella de tu zapato que borrará la próxima nevada.  Como la vida misma. Ese ir y venir, el estruendo de esas vidas que comparten experiencias contigo. Las experiencias que, tal vez, un día recuerdes con una efímera y agridulce sonrisa. El día en el que tal vez perdieras algo. ¿Importante? Te preguntarás, incluso te podrían preguntar. Y quedarte pensativa mientras esa palabra retumba en tu mente: importante. Importante. Importante. Quién sabe.

Destacar, de todos modos, la belleza del camino desde Rascafría al Puerto. Entre árboles y un sol que jugaba al escondite entre árboles y carretera el peligro viene cuando la carretera es estrecha y puede que te aparezca un ciervo en el camino. El resto era idóneo para escuchar la voz de Joss Stone.

Imagen

Y la vuelta. Dichosa vuelta. Los domingos son raros. Las tardes de domingo son extrañas. Domingo por la tarde, ¿me vienes a buscar? vamos a perder el tiempo un rato. Pero los lunes son dolorosos. Los lunes es ese día en el que no quieres amanecer. Pero te toca y aun muy a tu pesar, le haces frente. Ponte a caminar tu lunes.

Pd: ¿Veredicto del día maldito? Maldito se quedó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 9 diciembre, 2013 por en tendencias, viajes.

Categorías

Follow Cultureta de pacotilla on WordPress.com

Hours & Info

1-202-555-1212
Lunch: 11am - 2pm
Dinner: M-Th 5pm - 11pm, Fri-Sat:5pm - 1am
A %d blogueros les gusta esto: